Quantcast
El tiempo en: Vejer
Martes 30/11/2021  

Todo está ferpecto

Sin debate serio sobre la República

El PSOE renuncia a plantear un referendo; la derecha republicana y la izquierda patriótica son minoritarias. Seguimos con tutelas dinásticas extemporáneas

Publicado: 19/10/2021 ·
10:34
· Actualizado: 19/10/2021 · 10:37
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Felipe VI.
Autor

Daniel Barea

Yo soy curioso hasta decir basta. Mantengo el tipo gracias a una estricta dieta a base de letras

Todo está ferpecto

Blog con artículos una mijita más largos que un tuit, pero entretenidos. Si no se lo parece, dígamelo con un correo

VISITAR BLOG

El PSOE, único partido con representación parlamentaria que podría abrir un debate riguroso sobre el modelo de Estado, ha renunciado en el congreso federal que celebró este fin de semana en Valencia a la enmienda que plantea un referéndum para decidir entre monarquía y república. Una lástima, porque el texto iba en consonancia de lo mantenido por Pedro Sánchez, flamante líder socialista reelegido en este cónclave, en reiteradas ocasiones. “Soy republicano”, admitió en 2016 en una entrevista en Onda Cero. “El PSOE es republicano, pero constitucional”, matizó recientemente en declaraciones a RNE.

El presidente del Gobierno se esforzó en apuntarse el tanto de la salida del Juan Carlos de Borbón de España, acosado por los escándalos financieros, y sostuvo que el rey emérito debe dar muchas explicaciones en cuanto trascendió, hace solo unos días, que la Fiscalía General del Estado sopesa el archivo de las causas abiertas y su regreso al país podría producirse en Navidad. Pero Pedro Sánchez también ha logrado conceder un papel accesorio a Felipe VI durante toda la crisis sanitaria y ha reducido la agenda del actual monarca a su mínima expresión.

De manera que el PSOE renuncia a liderar el tan necesario debate sobre el modelo de estado, cortando de raíz cualquier opción de que se lleve a cabo, dado que los únicos defensores de la república son los partidos minoritarios de la izquierda más radical, incapaces de abordar el asunto con la mesura y la gravedad que merece.

A base de tuits gamberros, retratos invertidos del monarca, consignas sobre los excesos (sexuales, económicos) de los ya ex miembros de la familia real, y otros argumentos adolescentes, pretendidamente subversivos (como cuando Colau sustituyó el retrato del rey por una postal o la polémica forzada por el humo violeta de uno de los aviones que pintaron la bandera de España en el cielo de Madrid con motivo del Día de la Hispanidad), es imposible tomarse en serio cualquier alternativa a la monarquía.

La derecha atea y republicana se ha extinguido y la izquierda jacobina y patriótica es testimonial.

Quizá se pueda argumentar que no sea el momento, dada la polarización del debate y la fragmentación del Congreso de los Diputados. Pero hay debates que no pueden seguir postergándose, conjurando cualquier reflexión al respecto con el tan consabido mantra de que España ha vivido cuarenta años de paz y prosperidad gracias a la Constitución y el Rey. Porque no se trata de abolir la Carta Magna, el Estado de las Autonomías y guillotinar al rey. Hay que abordar las reformas necesarias para mejorar la calidad democrática y ganar más libertad, igualdad y solidaridad sin extemporáneas tutelas dinásticas.

TE RECOMENDAMOS