Quantcast
El tiempo en: Vejer
23/01/2022  

Andalucía

Una francesa es el primer caso de eutanasia aplicada en Andalucía

Recibió la eutanasia este jueves en su propio domicilio y asistida por un equipo médico, según ha informado la emisora France Info

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Una anciana recibe apoyo de una familiar.
  • Tenía 63 años y se le había diagnosticado su enfermedad hacía cuatro
  • Como había perdido su autonomía, necesitaba asistencia día y noche, y eso precisamente era lo que peor soportaba, como contó a una radio francesa
  • Su decisión, muy meditada, la tramitó con ayuda de una de sus cuidadoras y amiga, Pascale, aprovechando la aprobación de la ley de eutanasia española

Una francesa residente en Andalucía desde hace una docena de años con un parkinson severo ha sido la primera persona en la comunidad que ha podido beneficiarse de la ley sobre la eutanasia este jueves en su propio domicilio y asistida por un equipo médico, según ha informado la emisora France Info.
Esto es una mierda, de forma que mejor irse a otra parte, ya os contaré
La mujer, identificada únicamente por su nombre, Catherine, y de la que no se ha precisado dónde vivía, tenía 63 años y se le había diagnosticado su enfermedad hacía cuatro.

Como había perdido su autonomía, tenía que recibir asistencia día y noche, y eso precisamente era lo que peor soportaba, como contó previamente, con muchas dificultades en el habla, a la emisora de radio francesa.

"Lo más duro es tener a alguien aquí todo el tiempo. Para todo, para vestirme, para caminar", explicaba para justificar haber recurrido a la eutanasia.

"Esto es una mierda, de forma que mejor irse a otra parte, ya os contaré", señaló con ironía.

Su decisión, muy meditada, la tramitó con ayuda de una de sus cuidadoras y amiga, Pascale, aprovechando la aprobación de la ley de eutanasia española, que entró en vigor el pasado mes de junio, aunque la comisión autonómica andaluza empezó a funcionar cinco meses después.

Catherine recibió el visto bueno a su demanda el 26 de diciembre; por eso decía: "Era mi regalo de Navidad. Para mí es una liberación terrible".

Pascale contó a la emisora que en verano habían formalizado su petición, que el trámite fue rápido, pero que luego hubo que esperar a que se constituyera la comisión y eso fue doloroso para ella, que "quería una fecha".

Como su médico habitual no quiso firmar su solicitud, Catherine había tenido que cambiar de facultativo.

Eva Camps Olmedo, de la Asociación Derecho a Morir Dignamente, ha explicado a France Info que "algunos médicos no las aceptan y otros las aceptan pero no saben qué hay que hacer, no saben qué hacer porque no tienen ni formación, ni información para acompañar a las personas que quieren acogerse a la eutanasia".

TE RECOMENDAMOS