Quantcast
El tiempo en: Vejer
Martes 26/10/2021

Vejer

José Galván Gilabert: El artesano que recrea bellos rincones de Vejer en miniatura

El artista vejeriego reproduce con total fidelidad rincones emblemáticos del pueblo a pequeña escala

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Cargando el reproductor....
  • Además de elaborar dulces en la pastelería familiar, La Exquisita, es un artista con las manos
  • La fachada de la tradicional tienda del Fino, actualmente Artesanía Juan María, es uno de sus trabajos más espectaculares
  • Gracias a las redes sociales comparte con sus seguidores el proceso de elaboración de cada una de sus maquetas

Era muy pequeño cuando surgió su pasión por crear y diseñar. Cuenta que lo primero que hacía con los juguetes que le regalaban era desmontarlos, ver cómo funcionaba cualquier tipo de mecanismo del que dispusiera y volverlo a montar. Los fines de semana de su infancia los pasaba en las carpinterías del pueblo observando atentamente, aprendiendo cada movimiento y cada técnica. Y es que José Galván Gilabert además de elaborar dulces en la pastelería familiar, La Exquisita, es un artista con las manos. Son muchos los trabajos que realiza: pequeñas joyas y bonsáis de alambre, cuadros de marquetería en 3D de rincones emblemáticos del pueblo, cubos de Rubik, puzles... Pero lo más impresionante es su capacidad para recrear rincones vejeriegos en miniatura.

"Hago trabajos para personas a las que me une una gran amistad y que sé que valoran lo que hago más que yo, que quieren exponerlas en sus negocios"

La fachada de la tradicional tienda del Fino, actualmente Artesanía Juan María, es uno de sus trabajos más espectaculares, al que han seguido otros lugares tan reconocibles del pueblo como el kiosco de Loli la fachada de los restaurantes El Puerta y El Ratito. Todos ellos grandes amigos que aprecian y valoran el trabajo de las manos de José, quien se esmera en el más mínimo detalle para crear maquetas hiperrealistas en las que, además, capta la esencia y el encanto especial de estos enclaves. Y es que este artista se declara incapaz de realizar obras por encargo. Él se mueve por soplos de inspiración.

Es la gran afición de toda la vida de este conocido vejeriego a la que ha vuelto a dedicar muchas de sus horas libres. Antes había realizado numerosos trabajos como las murallas de La Segur con unas dimensiones de tres metros, los pasos de la Semana Santa o la Virgen de la Oliva, con la ayuda de su mujer quien se encargaba del bordado a mano de los mantos. Tras un parón cuando sus hijos eran más pequeños, ahora ha vuelto a ponerse manos a las obras, pero con la idea de compartir sus creaciones. “No quiero hacer maquetas que se queden guardadas en una habitación dentro de una bolsa. Ahora hago trabajos para personas a las que me une una gran amistad y que sé que valoran lo que hago más que yo, que quieren exponerlas en sus negocios que sienten como algo muy importante y muy personal”, explica José, quien rememora lo emocionante que resulta la entrega de cada uno de estos trabajos que le lleva decenas de horas elaborar.

El proceso de elaboración es para él un auténtico disfrute. Pensar cómo recrear cada detalle, incluyendo pequeños mecanismos que dan movilidad a las creaciones o instalaciones eléctricas. Ver cómo su hijo se implica ayudándome a elaborar con su ordenador toda la cartelería como por ejemplo el cartel de los helados del kiosco, la colocación de cada uno de los adoquines de la acera de El Ratito hechos con goma eva… Cada paso supone un reto apasionante para él, quien humildemente asegura que la mayoría de las veces se sorprende con el resultado.

Ahora gracias a las redes sociales comparte con sus seguidores el proceso de elaboración de cada una de sus maquetas en imágenes o pequeños vídeos en los que se puede apreciar la paciencia, laboriosidad y amor por el detalle que pone en cada uno de sus trabajos. Con nuevos proyectos en mente, Vejer seguirá convirtiéndose en pequeñas joyas en miniatura gracias a las prodigiosas manos de José Galván.

 

TE RECOMENDAMOS