Quantcast
El tiempo en: Vejer
Lunes 05/12/2022  

Cooltureta

Salseos Literarios

¿Te imaginas estar en el paro, sin un duro y con una hija, y al día siguiente ser la responsable de uno de los mayores fenómenos literarios de la historia?...

Publicado: 29/10/2022 ·
11:30
· Actualizado: 29/10/2022 · 11:30
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • J. K. Rowlings.
Autor

Lucía López

Periodista. Me encanta escribir, el cine y la moda. Amante de los animales, los atardeceres y las librerías

Cooltureta

Cultura y Ocio en Vejer: Exposiciones, museos, entrevistas, obras de teatro, cine, música y mucho más.

VISITAR BLOG

Es cierto que el mundo cultural y artístico está lleno de grandes obras capaces de despertar sentimientos profundos en el público. Célebres escritores que siempre nos han ofrecido novelas y relatos que recordar, así como polémicas en las que se han visto envueltos durante su carrera profesional.

¿Te imaginas estar en el paro, sin un duro y con una hija, y al día siguiente ser la responsable de uno de los mayores fenómenos literarios de la historia? Pues eso le pasó a J.K. Rowling. “No conocía a nadie tan fracasado como yo”, aseguraba la escritora. Tras un tormentoso y breve matrimonio en Oporto volvió a Escocia donde criaba a su hija de cuatro meses gracias a la beneficencia. Su madre acababa de morir de esclerosis múltiple, y J.K. Rowling, estaba sumida en una gran depresión.

Tenía una idea para una novela y quería escribirla, pero su hija no paraba de llorar. En 1995, acabó su primer libro que fue rechazado por 12 editoriales. Sólo una pequeña editorial se interesó con una condición, que no apareciera su nombre real, porque opinaban que un libro de fantasía escrito por una mujer no vendería. Sin más remedio, aceptó y se produjo el milagro: la historia de Hogwarts cautivó al mundo y el fracaso se convirtió en éxito. Y no fue un éxito cualquiera: la serie sobre Harry Potter es la más vendida de la historia, con más de 500 millones de ejemplares, convirtiéndose en la escritora más rica del mundo.

Dos amigos, dos talentos, dos Premios Nobel... Y un golpe que tumbó todo aquello. Mario Vargas Llosa y Gabriel García Márquez se conocieron en los años sesenta cuando Vargas Llosa era locutor de radio en París. A partir de ese momento, comenzó la admiración entre ambos escritores que comenzaron a comunicarse a través de cartas. Su amistad se hizo más sólida en Barcelona, cuando se convirtieron en casi vecinos, fortaleciendo la amistad entre los escritores y sus parejas.

El enfrentamiento entre ambos surgió cuando Patricia, esposa de Mario, le contó a García Marquez los problemas que había en su relación por las infidelidades de su marido, y García Márquez hizo un comentario que no fue del agrado de Patricia. En ese mismo año en el Teatro de Bellas Artes de México, de acuerdo con los testigos, Gabriel García Márquez se dirigió hacia Vargas Llosa con los brazos abiertos y una sonrisa. Sin embargo, Mario derribó a Gabo con un puñetazo en la cara. “¡Esto por lo que le dijiste a Patricia!, se escuchó decir a Mario Vargas Llosa, perpetuando la enemistad eterna entre ambos escritores. De esta escena quedará para el recuerdo una foto de García Márquez con el ojo morado.

Para finalizar, hablemos de la artista Frida Kahlo y la gran Chavela Vargas. Es sabido que la pintora tuvo muchos amantes a lo largo de su vida, tanto hombres como mujeres, como el político León Trotsky; sin embargo, uno de los grandes amores de Kahlo y del que poco se habla fue la cantante Chavela Vargas.

Chavela confesó que quedó deslumbrada por la pintora y que desde el primer momento en que la vio, supo que podía sentir un amor profundo por ella. La conexión entre ambas fue tal que, incluso, Chavela se instaló en la Casa Azul y, durante años, compartió la vida cotidiana con Frida y con su marido.

Y aunque sintió mucho amor, para Chavela fue bastante complicado compartir a Frida con Diego Rivera. Por este motivo, un día decidió que debía dar un paso y se marchó:  "Mis palabras la hirieron mucho cuando le dije que me iba y ella me dijo: 'Lo sé. Es imposible atarte a nadie. No te puedo atar a mis muletas ni a mi cama. Vete'. Y un día abrí la puerta y no volví". Y de esta relación a día de hoy solo nos queda una canción, símbolo de su relación, fuera romántica o amistosa, “La llorona”.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN